lunes, 15 de noviembre de 2010

Misa Ricotera, Tandil. 13 de noviembre de 2010

Podría arrancar escribiendo sobre lo excelente que estuvo mi corta estadía en la bella ciudad de Tandil. Pero dadas las condiciones, por este medio, no valen la pena.
El Indio Solari me dio, a mí y a 100 mil personas más, la mejor y más enorme alegría del sábado 13 de noviembre del 2010.
Arrancando el recital con “Juego de tomate frío” de Manal, que creo que nos dejó a casi todos con la boca abierta. Sobre todo cuando lo enganchó con un inédito como “Un tal Brigitte Bardot". Escucharlo me emocionó hasta las lágrimas a mí que nunca pude ver a Los Redondos en vivo.
Ramas desnudas” y “Martinis y tafiroles” totalmente renovadas musicalmente. “Noticias de ayer” desató una tormenta increíble que no se detuvo al enterarse que lo que seguía era un mágico “Me matan, Limón!
Un genial enganchado de “Rock para el negro Atila” y “Divina TV Führer”, al que le siguieron “Bebamos de las copas lindas” y “Porco Rex”.
Emocionante fue el momento en que nos dedicó, a todos los que de alguna u otra manera nos la rebuscamos para llegar hasta él, “Un ángel para tu soledad” que me tocó lo más profundo del corazón. “Vuelo a Sidney” dio lugar al primer “break”, en textuales palabras del Indio.
La segunda parte arrancó con “Fuegos de octubre” seguida por el “Tesoro de los inocentes”, dos canciones que, en lo personal, me fascinan.
No pude contener las lágrimas cuando me sorprendió con una nueva versión de “El regreso de Mao”. Increíble.
Siguió “El arte del buen comer”. “El infierno está encantador esta noche” fue una fiesta que se amansó con “To beef or not to beef” y volvió a explotar con una joya como lo es “Toxi Taxi
Volvió a enamorarme con su “pasito” en “¿Por qué será que no me quiere Dios?” y me hizo soñar con “Juguetes perdidos”. Quien alguna vez lo sintió sabe de lo que hablo.
Un pequeño descanso para seguir con “Pedía siempre temas en la radio", un excelente “Yo caníbal” y un “Héroe del Whisky” con dedicatoria a Enrique Symms incluida: "que ahora dice que me ama".
Una recomendación a escuchar el primer álbum de Manal: “Ya no se volvieron a hacer blues como lo hicieron ellos”, y una excelente versión de “Post-crucifixión” de Pescado Rabioso que enganchó con “Vamos las bandas”.
Fight 956” le dio paso a “el pogo más grande del Universo”: “Jijiji”… que ya no admite más descripciones que la pasión misma de quienes participamos de él.
Les debo mi vida para siempre” fueron sus palabras. Mientras ese sentimiento que te explota en el pecho sale convertido en gritos y aplausos, intentas eternizar ese instante perfecto.