lunes, 20 de diciembre de 2010

NO ES DIOS TODO LO QUE RELUCE (Lux perpetua luceat eis)

Hay una luz en esa cruz, la luz que los ciegos ven. Que hiere nuestros ojos en un lujo fugaz y no deja mirar y no hay alivio.
Sonríen todo el tiempo y se hacen ver por los felices que están de sonreír...
Hay un ladrón en esa cruz, actúa en la eternidad. Y al pie estás vos, tan ciego, jugando al mercader que ríe en esa estafa sin pestañear.
Al borde del camino te parás a rebuznar, feliz, jodiendo sin flaquear.
¡Esa otra cruz me toca a mí! Y aquella estrella es mi luz.
Hay una luz en esa cruz, la luz que los ciegos ven.
El cielo está tendido y el infierno servido y, una vez más amor, salvás mi vida. Bésame justo antes, por favor, de que mis ojos se cierren al final.
Hay una luz en esa cruz, la luz que los locos ven. Voy a bailar, llorando, sobre mis propios huesos. Voy a cambiar de estrella, cantando.
Nunca se sabe, puede suceder... que la vida no termine nunca más.
¡Y esa otra cruz te toca a vos! ¡Hacer como que no estoy!
Hay una luz en esa cruz, la luz que los locos ven. Hay una ladrón en esa cruz, actúa en la eternidad.


2 comentarios:

  1. buenisima querida! quiza lo publico en mi face! jajajaja un abrazo! feliz año nuevo!

    ResponderEliminar