domingo, 12 de agosto de 2012

Comprendí que debía esforzarme por no sucumbir del todo en mi aterrada pesadumbre de ciertas horas en que me crispaba convencida de que yo era la única responsable de lo que me sucedía o, más exactamente, de lo que no me sucedía. -

No hay comentarios.:

Publicar un comentario