martes, 2 de octubre de 2012

Ilegal

Tener tus ojos, debe ser ilegal
y más si cuando miras sólo inspiras a pecar.
Esa sonrisa peculiar de jugar a tentar, letal,
esos dotes que sí sabes cómo usar para matar.
Te has armado de forma perfecta
para hacerme agonizar, tan muerte lenta.
Mientras tu boca violenta revienta
dentro de mi boca como una rayo, una tormenta.

Tus manos calientan mi piel sólo de rozarla,
mis manos van jugando a conocer tu espalda,
con toda la calma se alarga la delicia
de mi expedición hacia tus nalgas.
Y no hay más que una sola versión,
una sola muestra total de perfección.
Llenas de luz la habitación con tus brillos de neón
y yo sin trabajo, suelto ese último botón y pienso:
Tan sólo las doce y no se escuchan voces,
sólo gemidos finos, sonidos del goce.
Para cerrar la noche con broche de oro,
yo te llego al oído y susurro este coro:

Eso no fue nada, ya estoy en confianza, negra.
Si me regalan la mañana, te llevo hasta la noche plena...

Cultura Profética.

1 comentario: