jueves, 25 de octubre de 2012


| Pido permiso a la madre naturaleza, al aire,
para ocupar el espacio con mi voz.
Para vos es esto: respeto, escrito y pensando en el momento.
Tengo los elementos, de la tierra crece el alimento,
el sustento del que estamos hechos.
Y voy diciendo cosas elementales, olvidadas y fundamentales,
como el agua que hay en la sangre, o como el fuego,
la esencia que purifica.
Se necesita el corazón abierto y el cerebro despierto
para vivir en medio del desierto este, sí.
Soy un ser viviente que está bien consciente de que la división
es la raíz de la ignorancia que asesina este planeta.
¿Qué no te das cuenta? ¿Eh?
Que digo pensamientos, el aire me da aliento
para cortar la maleza de mi camino y elegir mi destino,
y bien segura de que no quiero estar en medio de tanta basura, no.
Entre mi espíritu, la música, como el metal nutre el agua
y aviva mi alma, como la madera al fuego.
Espero que la unidad sea un hecho verdadero,
eso es lo que quiero, ese es mi deseo.
Y veo que solamente siendo unidos e independientes,
pensativos y creativos, se pueden romper cadenas. |         

No hay comentarios.:

Publicar un comentario