lunes, 2 de febrero de 2015

Norte.

* Decidió que iba a ser un pájaro libre
y que nada más lo iba a atar.
Y cuando los sueños son de tal calibre,
no hay despertador que los pueda bajar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario