viernes, 29 de abril de 2016

Cumple Santi

Feliz cumpleaños, bombón de la tía 🎉🎈
TEAMO  



Prohíben boliches, prohíben la droga, prohíben el aborto...
Es más fácil prohibir que educar, no es cierto, simios? Y ustedes apoyan esto?
Quiero confesar, lejos de sarcasmos e ironías esta vez, que me dan ganas de llorar descubrirlos tan ilusos.

viernes, 22 de abril de 2016

Cumple Matty

Feliz cumpleaños, carita de papa !
Desde acá brindo por vos y por tu eterna amistad 🍻
Te extraño todos los días y te quiero hasta el infinito 💖!

jueves, 21 de abril de 2016

Yo aborté

Educación sexual para DECIDIR.
Anticonceptivos para NO ABORTAR.
Aborto legal para NO MORIR.

Lo único que quería era ser mama. Me embarace, y comencé un extraño proceso de intoxicación. Me estaba muriendo. Las ecografias no reflejaban nada mal, físicamente hablando. Pero a la semana 14 me hicieron una traslucencia nucal del feto, que salió muy mal. La opción era hacer una coriocintesis. Pinchar mi vientre y sacar un poco de placenta para analizarla.
Yo ya no podía estar de pie. Engorde 33 kilos, vomitaba hasta el agua. Estaba intoxicada.
El resultado fue que mi embarazo era un triploide 69XXX es decir, dos espermatozoides habían fecundado un óvulo. Se formó un feto de apariencia normal. Pero tenía 3 juegos de cromosomas. Esto desencadenó algo así como un brutal cáncer de placenta.
Yo estaba muriendo. El médico, uno de los buenos que hay Chile en medicina fetal, me dijo que esto había que interrumpirlo rápidamente porque yo podía morir. Pero que en Chile esto no era posible hasta que no estuviera en riesgo. Desde una de las supuestas mejores clínicas de Chile, él mismo hizo los contactos para que viajara a USA pero necesitaba varios millones de pesos de forma inmediata, que no teníamos en ese momento.
Había posibilidad de operarme aquí... pero sólo cuando los tumores ya estuvieran completamente diseminados para que nadie fuera "preso"... o al menos, formalizado.
Comenzamos a juntar dinero. A hacer los trámites de visa, mientras preparábamos un escrito contra el estado de Chile, ya que en este caso (embarazo con mola invasiva por triploide con feto vivo) el fin siempre es la muerte de la madre si no se saca todo.
Pasaron 4 meses de esta tortura. Yo estaba como intoxicada, no podía caminar sola. Tenía una guata como si tuviera 8 meses de embarazo y eran sólo los tumores que aplastaban al feto e inundaban mi cuerpo.
Estaba muriendo.
El último examen de sangre, arrojó gonodotrofinas por sobre las 700 mil unidades. Estaba el shock. Me ingresaron de urgencia, sólo recuerdo que me tomaban radiografías de pulmones para ver si el "cáncer" ya estaba ahí. Yo decía, pero no puedo tomarme RX.... Deliraba.
Me estaba muriendo de dolor físico y emocional, y de impotencia de que me hubieran hecho estar en esta tortura hasta los 4 meses, arriesgando mi vida.
Me explicaron que aún no estaba el cáncer en los pulmones, pero que era altamente probable que por el estado de avance de los tumores, iban a tener que sacar mi útero completo.
Gracias al estado de Chile, que no me intervino inmediatamente, yo estaba con cáncer y con una alta probabilidad de perder mi útero y no ser madre.
Me dieron calmantes. De pronto, una enfermera me puso un misotrol intravaginalmente. Nadie me advirtió lo que era, ni para qué. Seguían disponiendo de mi cuerpo.
Lo supe después porque de pronto sentí fuertes contracciones como si fuera a parir. Grité y amenacé a todos con llamar a la policía sino me anestesiaban por completo... puesto que no podían inducirme un parto / aborto, ya que yo no sería madre y yo necesitaba una interrupción terapéutica.
De pronto me anestesiaron. Al despertar, el médico me acariciaba la cara. Y la enfermera me tomaba la mano.
Abrí los ojos, desorientada. No podía emitir palabras. En cualquier otro país del mundo, no me hubieran hecho pasar por esto.
Llevar mi vida al extremo más límite para entonces defenderse: es que no nos quedó otra que el aborto terapéutico. Usar mi cuerpo, mi emoción y llevarme al límite, solo para cumplir un gusto religioso absurdo que no respeta a la medicina?
No podía articular una palabra. Los focos del quirófano me dificultaban ver. La enfermera me miró y a penas pude balbucear: "tengo útero?"
Y ella contestó: "si mi niña, podrás se mamá".
Sólo se me cayeron un par de espesas lágrimas ....
Había sido humillada por un sistema y por la moral impuesta de quienes no entienden razones.
Había sido obligada a arriesgar mi vida para no ser una delincuente, cuando lo que más yo quería era ser madre.
Durante casi un año, tuve que hacerme ecografias y exámenes de sangre cada viernes.
Al año, me volvi a embarazar. A los 9 meses y con 3.760 nació mi querida Sofia
A los dos años, me embaracé otra vez y nació Simón.
Ambos sanos, ricos y bellos, como los soñé desde la primera vez que un óvulo mío fue fecundado por Marcelo Araya.
Soy madre hoy gracias a un aborto terapéutico. Y aunque podría haber fingido mil cosas, comparto mi historia porque tenemos que escucharnos y aprender más allá de la ideología.
Si mi suegra, muy católica, de derecha y hasta admiradora de Pinochet lo entendió, cualquier que ame la vida entiende de lo que hablo.
Otra cosa es con guitarra.

martes, 19 de abril de 2016

sábado, 16 de abril de 2016

Muere un pibe en la villa tomando paco.
Que se joda, negro de mierda.
Las drogas eran de diseño y los pibes clase media.
Cadena nacional
Me pareció ver un lindo gatito 🐱

#Rolito.

jueves, 14 de abril de 2016

El hombre que no hace una actividad porque dice 'es de mujeres' es muy de gritarle, en la cancha, 'te voy a coger' a otros hombres.

miércoles, 13 de abril de 2016

En mi libro "Traeme urgente algo con azucar la concha de tu madre", explico con rigurosidad profesional porque la fruta no es un postre.

miércoles, 6 de abril de 2016

lunes, 4 de abril de 2016

Gulli

Hoy se fue Osvaldo Gulli, EL profesor de Biología. Me tocó ser su alumna en el último año de escuela primaria y en todos los excesivos años en los que estuve en la secundaria, y todos los que han tenido el placer de ser sus alumnos, seguramente estarán de acuerdo conmigo al decir que podía ser considerado el abuelo de todos, tranquilamente.
Estoy realmente conmovida, no sólo por su partida que obviamente me resulta dolorosa, también por la cantidad de amigos y ex alumnos de él que lamentan tanto su partida. Se ve que es cierto eso de que cuando hacés las cosas bien estando acá, cuando te vas, lo haces rodeado de amor. No sé si lo sintió en ese momento, pero de lo que estoy segura es que lo debe estar sintiendo ahora.
Y quería escribirlo, porque sí. Porque de alguna manera quiero decirle “chau”, y agradecerle por tanto cariño, más allá de toda la enseñanza.
Años sin verlo y cada 23 de diciembre tenía un mensaje lleno de ternura por mi cumpleaños de su parte. No se lo puede olvidar, ojalá el mundo tuviera más personas como él.
La lluvia impidió que mi fin de semana estuviera repleto de fotos de niños correteando por alguna pradera y, aparentemente, pretende seguir impidiéndolo.
Así que ya fue, me hago fotos a mí misma. Nos favorece a todos, a mí para practicar y a ustedes para admirar mi belleza.
📷😎

Gente g e d e .-

domingo, 3 de abril de 2016

[ - Años, linda?
- 26, vos?
- 32. Como venís de cuerpito?
- Bien. Dos veces por día, tres si tomo fernet. ]

sábado, 2 de abril de 2016

“ILUMINADOS POR EL PUEBLO”

Hoy, la memoria y 649 gargantas de la historia nos piden que peguemos otro grito poderoso, porque no hubo tirano, ni escuadrón que las venza. Y sí, algún día titularemos: “Alborozo ciudadano por la recuperación de Papel Prensa”. Por ahora, mientras los mismos medios que mentían otrora sigan ejerciendo su libertad de empresa, cuando se te venga a la cabeza el gobierno de Inglaterra, el infierno de la guerra, la soledad de los caídos, la crueldad de los distraídos, el dolor de los veteranos o el valor de los Derechos Humanos, recordá los nombres que durante décadas nos estuvieron escondiendo: todos estos hombres viven sobreviviendo.
- Como muchos adolescentes, Bernardo Quetglas fue a la guerra sin preparación. “Disparé una vez y mi fusil se rompió: de cada diez, andaba uno”.
- Entre tantos otros sufrimientos, Juan de la Cruz Martins padeció desnutrición en Malvinas: partió con 62 kilos, y volvió con 29.
- Cada vez que busca trabajo, Manuel Alfaro vuelve a recodar: “Si decís que sos ex combatiente, nadie te quiere tomar... La guerra me arruinó la vida”.
- Elbio Monzón aguantó 10 días en una balsa, a caramelos y agua: “Nunca pensé en el suicidio, pero sobrevivir fue una inmensa batalla”.
- Rodolfo Caminos, director del documental “No somos héroes”, sobrevivió a las dos tragedias, “a los militares argentinos y a la guerra”.
- Tras la guerra, Juan Martin inició un tratamiento psiquiátrico, porque perdió la noción del tiempo: “Quería visitar a mis amigos muertos”.
- Adrián Rocha Novoa, al volver, quiso saber qué decían los medios sobre la guerra. Prendió la tele y la radio. No escuchó nada.
- “Tendría que estar muerto”, dice Miguel Savage, que resucitó en las páginas de “Malvinas, viaje al pasado”, su verdad.
- Adrián Campana no quería ir a Malvinas, porque se iba a recibir de profe. Fue, volvió y se recibió de maestro, en Kung Fu.
- Durante la guerra, Jorge Jiménez tenía un lema: “Vos cuidá mi espalda, y yo la tuya”. A su regreso, la espalda se la dio la sociedad.
- A la hora de organizar los misiles, Miguel Giorgio se encontró con la miseria de la Junta: las instrucciones estaban en inglés, francés y árabe.
- Antes de ir a Malvinas, Jorge Tedesco estudiaba música. Tras ver morir a sus hermanos, ya no pudo mantener los compases.
- Al terminar el servicio militar, Oscar Luna debió viajar a las Islas, sin saber que perdería 18 kilos y 649 sonrisas. Hoy, es psicólogo.
- Héroe y víctima de Malvinas, Martín San Miguel reconoce que tuvo miedo, “porque si alguno no lo tuvo, era un robot”.
- Desde el 2 de abril del 1982, Ricardo Cuevas habla de dos vidas: una anterior a la guerra, y otra que empezó a sufrir al volver.
- Como a todo el país, a Sergio Cambronera lo sorprendió la guerra, porque “fue algo que se hizo en silencio y sin ningún tipo de planificación”.
- Al regresar de Malvinas, José Carrizo no quiso que su hijo lo recibiera a su llegada: “Tenía mil cicatrices y la cabeza destrozada”.
- Roberto Rada reniega del mote de héroe, “porque Héroes son los que murieron. Yo volví. Yo perdí. Y en vez de alegría, traje tristeza”.
- El día del hundimiento del Belgrano, Roberto Grill llegó tarde a su puesto de guardia. Sólo por eso, hoy está vivo.
- Julio Más se refugia en los brazos de su esposa, Patricia, cada vez que se despierta sobresaltado, ahí, todavía ahí, en las Islas Malvinas.
- De los golpes de la guerra, para Marcos Giménez el peor fue volver, “con las ventanas cerradas, como si nos quisieran esconder”.

viernes, 1 de abril de 2016